miércoles, 3 de diciembre de 2008

Sumas

-¿Qué haces?
-Sumo.
-¿Qué sumas?
-Pues once más veintidós, más treinta y trés, más cuarenta y cuatro, más cincuenta y cinco, más sesenta y séis, más setenta y siete, más ochenta y ocho, más noventa y nueve, más ciento diez.
-¿Cómo así? ¿Para qué?
Encogiéndose de hombros: -No sé.
-¿Quieres saber cuánto da, o qué?
-Sí.
-Pues usa una calculadora, ¿no?
-No, que así pienso.

3 comentarios:

  1. Los números, y las matemáticas en general, aparte de asquerosas y frustrantes, son interesantísimos.

    ResponderEliminar
  2. Esta situación, si es real, sí que es algo más subrealista.

    ResponderEliminar