lunes, 2 de marzo de 2009

Tan pronto como le alcancé (sin querer), me di cuenta de que estaba huyendo de él...
Las mayores locuras y los peores ridículos suelo hacerlos por las mejores razones.




1 comentario:

  1. Me gusta ese juego de palabras que has utilizado, Leo, "aparentemente contradictorias":

    alcanzar-huir
    locuras-razones

    Un saludito
    Merce

    ResponderEliminar