jueves, 2 de mayo de 2013

La gata sobre el tejado de zinc caliente, de Tennessee Williams [10 de 50]

Esta entrada es parte de mi reto de Leer 50 libros en 2013


Resumen
La gata sobre el tejado de zinc caliente es una obra de teatro que se desarrolla completamente en un mismo espacio, una habitación de la hacienda de un adinerado productor de algodón del sur de Estados Unidos. Ante el diagnóstico de cáncer que le han dado al padre y propietario, varios personajes mantienen una competición por conseguir la herencia, mientras que el hijo favorito de Big Daddy, Brick, pasa de aquellos intereses y se centra en beber, aquejado por penas pasadas que aún están muy presentes.

Explicación previa
Esta lectura ha sido parte de una asignatura que estoy cursando y sobre ella hice un análisis de los personajes masculinos; esto es lo que presento a continuación. Como de costumbre, aviso de que se habla de todos los elementos de la trama, así que si planeas leer la obra y esto te molesta, mejor no continúes. Si conoces la historia (quizás hayas visto la película homónima, basada en este texto) o tienes curiosidad y te interesa el análisis de las motivaciones de esta obra y estos protagonistas, eres más que bienvenido. Eso sí, antes de nada, otra señalización: esta obra es intencionadamente ambigua en algunos aspectos, por lo tanto puede que haya cierta interpretación propia, aunque he procurado mantener una distancia objetiva con el texto.

Hombres en «La gata sobre el tejado de zinc caliente» 
Los cuatro personajes varones con más presencia en La gata sobre el tejado de zinc caliente son Brick, Big Daddy, Gooper y Skipper. Big Daddy es padre de Brick y Gooper. Por su parte, Skipper es un antiguo amigo de Brick que se suicidó y que no tiene un papel activo en la obra, pero sí una influencia clara en la forma de comportarse de Brick.

Además de estos personajes están el Doctor Baugh y el reverendo Tooker, además de Lacey y Sookey, dos sirvientes negros. Todos estos personajes son bastante secundarios. Sobre ellos tan solo habría que comentar que el reverendo parece interesado en llevarse alguna donación para su iglesia y el doctor le sigue el rollo a los demás cuando están engañando a Big Daddy sobre su cáncer pero se desentiende sin ceremonias cuando la mentira es descubierta.

En general, los dos personajes masculinos más importantes, Brick y Big Daddy, son taciturnos con sus mujeres, por no decir que las desprecian abiertamente. Se muestran independientes, descontentos con sus vidas y cerrados al resto de personajes. Sólo entre ellos mismos, con ciertas dificultades, llegan a asincerarse.

Análisis de cada personaje

Skipper 
Skipper fue un compañero futbolista de Brick en su época de deportista. Se consideraban «mejores amigos», pero había una insinuación latente de que Skipper se sentía atraído por Brick y podría haber algo más que amistad entre ellos. Maggie, después de casada con Brick, se acuesta con Skipper en venganza por el fuerte vínculo que lo une con Brick, sospechando que haya algo entre ellos, para romperlo de una vez por todas. Pero Skipper se suicida, tras lo que Brick se vuelve alcohólico y rechaza a Maggie.

La homosexualidad de Skipper queda bastante patente, sobre todo en un momento en el que Maggie se la insinúa a Brick y éste no la desmiente. Este compañero de Brick y su tragedia es lo que se interpone fatalmente en la relación entre Brick y Maggie. Se sobreentiende que Skipper se suicida por haber sido forzado a hacer el amor con Maggie, y por tanto humillado y, de alguna forma, ser puesto en evidencia (ya que prácticamente tiene que aceptar el adulterio para, supuestamente, ocultar su homosexualidad). Quizás este adulterio significó para Skipper la confirmación de su «desviación sexual», que no quería aceptar, y ante la perspectiva de afrontar la presión social y personal que admitir ello conllevaría, opta por el suicidio. Al final se descubre que hizo una última llamada a Brick, pero éste le colgó, cortándole.

Gooper 
Junto con su mujer, Mae, forman prácticamente un mismo personaje. Está empeñado en conseguir la herencia paterna mediante el chantaje emocional que haga falta. Al principio de la obra parece bastante dominado por el fuerte carácter de su esposa, que le manda callar más de una vez. Sin embargo, según la obra se acerca al final Gooper toma las riendas y se sobrepone a la autoridad de su mujer. En cierto momento estalla en un brote de sinceridad y se pregunta en voz alta, dolido, por qué su padre prefiere a Brick, que es, formalmente, mucho peor hijo que él, y que además no le ha dado descendencia ni está trabajando.

Gooper es un personaje interesado y parece que un poco calzonazos, aunque al final le sale el genio, despechado. Es el más retorcido de los hombres que retrata la obra, ya que no sólo le oculta a su padre su verdadera enfermedad, como el médico o el reverendo, sino que además lo hace mientras espera conseguir un beneficio económico -la herencia paterna. En alguna ocasión parece un poco manipulado por su mujer. Corroído por la envidia, aprovecha siempre que puede para dejar claros los defectos de Brick.

Big Daddy 
Le habían diagnosticado cáncer, pero le hacen creer que había sido un error y que está bien. Al verse revivido por la noticia, decide aprovechar el tiempo que le queda y vivir a tope, y así se lo confiesa, sin ningún pudor y con alegría y liberación, a Brick. También confiesa que en realidad nunca ha querido a su mujer.

Big Daddy tiene un afecto natural por Brick y por ello busca hablar con él a solas, pero tiende a liarse al hablar y terminar yéndose por las ramas, sin llegar a ninguna parte, algo que Brick le reprocha. Debido a este afecto especial que le tiene a Brick, se preocupa por él y su alcoholismo, y le aconseja que no beba. Indagando en las consecuencias de su adicción a la bebida termina consiguiendo que Brick le cuente sus problemas, pero también termina sabiendo que le habían estado mintiendo y que en realidad sí que tiene cáncer y le queda poco tiempo de vida.

Big Daddy es la figura más autoritaria de toda la obra. Manda a todos, salvo quizás a Brick, y todos quieren agradarle. Desprecia sin ningún pudor las constantes muestras de cariño y preocupación de su mujer, mandándola una y otra vez a tomar por saco, y ésta procura tomárselo como muestras de ironía y humor retorcido. Es un personaje que en su día tuvo que adecuarse a las normas sociales y casarse con alguien que en realidad no le gusta, y lo ha pagado el resto de su vida con su mujer y acumulando amargura. Cuando le comunican que no tiene cáncer vuelve a ver la esperanza en su vida y planea un futuro para sí mismo más bien liberador, pero la noticia de que había sido engañado lo enfurecerá y le hará desaparecer de la escena mientras se caga en todo el mundo.

Paul Newman y Elisabeth Taylor, como Brick y Maggie
Brick
Se podría decir que es el personaje principal de la obra, aunque da la sensación de que interviene lo indispensable, ya que durante todo el transcurso de la historia sólo está pendiente de emborracharse (busca oír un «click» que dice que le tranquilizará). Desde el principio se ve que le guarda rencor u odio a su mujer y evita sus intentos de acercamiento. A medida que se desvela la razón de esta actitud (la traición de Maggie y el suicidio de Skipper), una cuestión queda implícita: ¿tenía Brick sentimientos más que amistosos por Skipper también? La respuesta a esta pregunta quedará en duda, sin clarificar, de acuerdo a la intención del autor. Se insinúa que algo podría haber pero al mismo tiempo ese «algo» podría no tratarse de una tendencia homosexual sino de un fuerte sentimiento de amistad profesada por Skipper combinado con el desengaño sobre su mujer Maggie.

A Brick, al contrario que a Maggie, Mae y su hermano Gooper, no le importa en absoluto la herencia de su padre, y en un momento incluso le sugiere que se la dé a su «Hermanito». De hecho, parece que no le importe apenas la vida o la muerte, le da igual todo, tiene una actitud que se puede considerar depresiva o nihilista, según se quiera entender, y que sólo le empuja a beber sin descanso para alcanzar la «paz» mental, y desentenderse.

En la recta final de la obra descubrimos que una razón por la que seguramente Brick se encuentra en esa situación depresiva y autodestructiva es porque se puede sentir culpable por la muerte de Skipper, ya que éste le llamó antes de suicidarse, aparentemente para decirle algo importante, y él le colgó sin escucharle. Cuando su padre le hace darse cuenta de esto y le acusa de «cavarle la fosa a su amigo» para «no afrontar la verdad», él se pone a la defensiva: «¡Su verdad, no la mía!» y le revela, en un acceso de rabia, la verdad sobre el cáncer que Big Daddy tiene. Finalmente, cuando el alcohol ya le ha hecho suficiente efecto como para oír el «click» que le indica la despreocupación, Maggie se aprovechará de él y su debilidad para forzarle a que le dé un hijo (del que ha dicho ya estar embarazada).

Durante toda la obra Brick es un amargado, borracho y esquivo. Esta actitud errática se explica durante la obra mediante las conversaciones, que sacan a relucir los trapos sucios que hay entre los personajes y, en este caso, sobre todo entre Brick y Maggie. Pese a sus reprochables actitudes y hábitos, es el único que no miente activamente a Big Daddy (con la excepción de la Big Mama, que tampoco, pero ella también es engañada, por lo que no cuenta). Al final será él, además, quien le desvele la verdad -aunque sea de forma casi accidental. En ese sentido, se reitera el rechazo que le causa la extendida mendacidad imperante y él termina no entrando en ese juego de la mentira convenida, lo que le diferencia de la mayoría del resto de personajes. Es un borracho despreciable, pero se «salva» por su sinceridad, aunque ésta sea descarnada e hiriente.

[Nota: las insinuaciones homosexuales fueron eliminadas en la película]

1 comentario:

  1. EXCELENTE! Muchas Gracias... Me gustaron mucho tus conclusiones y afirmaciones... SIGUE ASÍ ;)

    ResponderEliminar