viernes, 2 de enero de 2009

No era dado a ponerle los cuernos a la soledad.

2 comentarios:

  1. Es el mejor de nuestros amores: nunca decepciona y siempre está dispuesta. De vez en cuando, conviene olvidarla, porque siempre se termina volviendo a ella.

    ResponderEliminar