viernes, 25 de enero de 2013

La vastedad de lo finito


"Esto es el mar", le dije.
Él no dijo nada. Lo escrutó largo rato, concentrado. No quise interrumpir sus pensamientos, y me senté junto a él a esperar. Él se sentó también, sin dejar de mirar las olas ir y venir. Mucho rato después, habló:
–Parece un lago grande.
–Puede parecerlo, pero es mucho más grande que todos los lagos que hayas visto juntos.
De pronto pareció cambiar de parecer:
–Es infinito.
–No, tampoco tanto. No conozco nada que sea infinito.
–¿Las olas nunca paran?
–Nunca. Que yo sepa.
–Para mí es infinito. Es lo más cercano al infinito que he conocido nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario