lunes, 1 de abril de 2013

Doña Juana Soprano [Relato teatral en verso]

DRAMA
EN DOS ACTOS


ACTO PRIMERO: LIBERTINAJE Y ESCÁNDALO

Cafetería de la Facultad de Enfermería.
Puerta en el fondo que da a la calle: mesas, copas
y demás movidas propias del lugar.

ESCENA PRIMERA

JUANA SOPRANO, con una llamativa pamela,
sentada en una mesa escribiendo en el móvil.
SILVI y LOLI, en otra mesa observando.
Por la puerta del fondo se ven pasar
profesores y alumnos con carpetas, ruidos, etc.

JUANA:                            ¡Cuánto ruido innecesario!
                                    ¡Que se callen esos tontos
                                    o yo misma se la monto
                                    y les aseguro mal fario!
                                    (Sigue escribiendo.)
SILVI:                          (A Loli.)
                                        ¡Vuelta a clases!
LOLI:                           (A Silvi.)
                                                                    Baja el tono,
                                    que vas a molestar a Juana.
SILVI:                          ¿Qué le pica?
LOLI:                                                    Es ufana
                                    y pasional siempre en todo.
SILVI:                              Qué guapa, ¿eh?
LOLI                                                             De revista.
SILVI:                          ¿Simpática?
LOLI:                                                 Cual famosa.
SILVI:                          ¿Es muy pija?
LOLI:                                                   Poca cosa.
SILVI:                          ¿Y aguda?
LOLI:                                              La más lista.
SILVI:                              ¿La conoces?
LOLI:                                                       Conocida.
                                    Sé que roba corazones
                                    a mujeres y varones.
                                    A todos les da cabida.
                                        Ahora espera, mas se pudre,
                                    a su eneamiga Sofía:
                                    sólo ella competiría
                                    con Juana en tantas virtudes.
                                        Se fueron de Erasmus ambas
                                    este curso ya pasado
                                    y he oído que han quedado
                                    por cortesía obligada.
                                    (Entra Sofía y se sienta con Juana.)
SILVI:                              ¡Increíble parecido!
                                    ¿Es que acaso son gemelas?
LOLI:                           Casi, salvo las melenas:
                                    morena y rubia han nacido.


ESCENA II
JUANA, SOFÍA

SOFÍA:                        (A Juana.)
                                        ¡Cuánto me alegro de verte!
                                    ¡Estás más guapa que nunca!
                                    Y si acaso lo preguntas,
                                    un regalo he de traerte.
LOLI:                           (Aparte, a Silvi.)
                                        No te fíes de su lengua,
                                    es engañosa Sofía,
                                    lo suyo es la guerra fría
                                    y esa tensión nunca mengua.
JUANA:                       (A Sofía.)
                                        ¡Ya era hora, he de decir!
                                    Estoy casi caducada,
                                    así que no tardes nada:
                                    ¿qué has traído para mí?
SOFÍA:                            Antes de nada recuerda
                                    nuestro reto de hace un año:
                                    ¿Quién podría hacer más daño
                                    entre los hombres de mierda?
JUANA:                           No lo olvidé ni un momento,
                                    y espero mi recompensa:
                                    mi seguridad es inmensa
                                    de ostentar mayor recuento.
SOFÍA:                            Eso venía a otorgarte:
                                    todo el honor para ti
                                    y una blusa cachemir
                                    que habrás ganado con arte.
JUANA:                           Nada quiero regalado.
                                    No logro entender esto.
                                    ¿Por qué darme este puesto
                                    sin haberlo comparado?
                                        ¡Mas cuando tanto logré!
                                    De los ricos a la plebe
                                    todo hombre ante mí cede
                                    ¡y hasta a un gay enamoré!
                                        Tan pronto llegué a Italia
                                    colgué en mis redes sociales
                                    unas declaraciones tales
                                    que parecí sin infancia.
                                        Sabiéndome la más bella
                                    escribí este reclamo:
                                    Aquí está Juana Soprano
                                    y no hay mujer como ella.
                                        Desde el puro puritano
                                    hasta el chabacano chulo
                                    no hay quien no se vuelva un mulo
                                    si zarandeo mi mano.
                                        Esto fue así: por mi gracia
                                    todo hombre sucumbió,
                                    y al que por novia no,
                                    se la robé con audacia.
                                        Mucho corazón partí,
                                    y nunca consideré
                                    que me enamorase a mí
                                    aquel al que enamoré.
SOFÍA:                            No te esfuerces demasiado.
                                    Ya he renunciado al trofeo
                                    de ganar este torneo,
                                    pues tengo un enamorado.
JUANA:                           ¿Te has enamorado, dices?
                                    ¿Cómo has caído tan bajo?
                                    ¡Ese no es nuestro trabajo;
                                    nuestro credo nos lo impide!
                                        ¿Has olvidado tú acaso
                                    las palizas de tu ex novio?
                                    ¿Todo el llanto, el agobio,
                                    y en general, el fracaso?
SOFÍA:                            No he olvidado y por eso
                                    sé que he elegido bien:
                                    no hay otro como Ginés
                                    y su corazón inmenso.
                                        Sé que también fuiste herida
                                    de forma profunda y cruel,
                                    mas no lo pagues con él,
                                    me ha prometido su vida.
JUANA:                          ¿Es que es cristiano confeso?
SOFÍA:                        Precisamente, también,
                                    el más coherente y fiel
                                    posible en el universo.
JUANA:                           Estás cegada de amor,
                                    y engañada por palabras:
                                    los hombres las sueltan bravas
                                    y luego son lo peor.
SOFÍA:                           No tengo ningún temor,
                                    siempre ha cumplido sus pactos.
JUANA:                       ¡No ha sentido mi contacto
                                    ni el olor a tentación!
SOFÍA:                             ¡No te atreverás, so guarra!
JUANA:                       ¿Me lo vas a impedir tú?
SOFÍA:                         No hará falta, él te para.
JUANA:                        ¡Que me lo diga en un club!
                                        ¡Aquí y ahora declaro
                                    que antes del fin de semana
                                    me lo paso por la cama
                                    fácilmente y con descaro!
                                        Tú sólo estate a la espera
                                    que esto vendrá en tu ayuda:
                                    te demostraré sin duda
                                    que es débil como cualquiera.


ESCENA III
JUANA, SOFÍA, LOLI, SILVI

SOFÍA:                        (Se levanta para irse.)
                                        Tú eres quien se ha de cuidar
                                    de no tener sentimientos
                                    que se agraven con el tiempo
                                    al rememorar su moral.
                                        Para haber ganado el reto
                                    tu orgullo parece herido.
                                    Se diría que has perdido,
                                    atendiendo a tu careto.
JUANA:                           Tu traición me ha contrariado.
                                    Prepárate a mi venganza.
SILVI:                          (Irrumpe en la conversación.)
                                    ¡Serás infantil nenaza!
                                    ¡Lo tuyo sí que es pecado!
JUANA:                           ¿Quién te ha dado vela aquí?
SILVI:                          Basta el sentido común,
                                    y no hablo al tuntún,
                                    está claro que eres vil.
SOFÍA:                             ¡Hasta nunca!
JUANA:                                                   ¡Hasta pronto!
SILVI:                          (A Loli.)
                                    Yo me voy, ¿y tú?
LOLI:                                                        Me quedo,
                                    devoción a Juana debo,
                                    pues así el problema afronto.
                                    (Sofía y Silvi se van.)


ESCENA IV
JUANA, LOLI

JUANA:                        (A Loli.)
                                        ¿Estás conmigo?
LOLI:                                                             Seguro.
JUANA:                       ¿Me ayudarás?
LOLI:                                                     Lo que digas.
JUANA:                       Lo que quiero es que me sigas
                                    en este, mi plan oscuro...


FIN ACTO PRIMERO





ACTO SEGUNDO: SEDUCCIÓN Y SOLEDAD

ESCENA PRIMERA

Día siguiente.
En primer plano, a la izquierda, JUANA y LOLI
sentadas en la mesa de una cafetería.
Más al fondo, a la derecha, también JUANA, pero con GINÉS;
sus acciones se relacionan con la narración de JUANA y no intervienen
hasta que se indique.

LOLI:                            (A Juana.)
                                        ¿A qué viene esa desgana?
                                    No me pareces la misma.
                                    ¿Perdiste ayer tu carisma?
                                    Cuéntamelo todo, Juana.
JUANA:                          Algo de eso ha de haber
                                    pues ya no sé si deliro.
                                    Me planteo hasta el retiro
                                    si he de desaparecer.
                                        Todo estaba planeado
                                    hasta el último detalle;
                                    todo bien, hasta en la calle,
                                    todo según lo acordado
                                    para jugar con Ginés:
                                        Primero le hice creer
                                    que Sofía le dejaba,
                                    eso no me costó nada
                                    por nuestro gran parecer.
                                        Una peluca bastó,
                                    y hackearle Internet;
                                    la videollamada usé
                                    y lo demás ocurrió.
                                        Quedó devastado el pobre,
                                    cual Sofía, me ensañé:
                                    de esta forma aseguré
                                    que renegara del nombre.
                                        Luego un amigo común
                                    le convenció de salir,
                                    creo que debió decir:
                                    "Para no darle al runrún".
                                        Supe por el mismo amigo
                                    que se encontraba en tal punto,
                                    allí estuve en un minuto
                                    y mis amigas conmigo.
                                        Tras una señal que hiciera
                                    todos desaparecieron
                                    dejándonos casi en cueros
                                    juntos la presa y la fiera.
                                        Mas como él recelaba
                                    y evitaba nuestro tema
                                    usé otra estratagema
                                    mucho más desesperada.


ESCENA II
JUANA, GINÉS

                                   (Toman voz los actores del fondo a la derecha.)
JUANA:                       (A Ginés.)
                                        ¿Me puedes echar un cable?
                                    Sujétame la cerveza.
                                    Me da vueltas la cabeza
                                    de una forma insoportable.
GINÉS:                       (A Juana.)
                                        Salgamos, que te dé el fresco.
                                    Pareces realmente mal,

                                    ¿necesitas vomitar?
JUANA:                      No, pero gracias por esto.
                                    (Juana se cuelga de Ginés y salen del bar.)
JUANA:                          ¿Me acompañas a mi hogar?
GINÉS:                        Puedo llamar a un taxista.
JUANA:                      Mi casa está a la vista,
                                    pero sola no he de andar...


ESCENA III
JUANA, LOLI

                                    (Toma la voz de nuevo la Juana de la mesa a la izquierda.)
JUANA:                      (A Loli.)
                                        Sabiéndole caballero,
                                    le obligué a subir al piso.
                                    Allí le tendría sumiso
                                    para hacerle lo que quiero.
                                        El alcohol fue mi aliado
                                    y sin irme por las ramas
                                    le tuve tieso en mi cama
                                    antes de lo imaginado.
LOLI:                              ¡Pues eso es más que fantástico!
                                    Cumpliste entonces tu apuesta.
                                    Sofía estará traspuesta,
                                    ¡ser engañada tan rápido!
JUANA                           Loli, no aceleres tanto
                                    ni entiendas lo que no he dicho.
                                    Aquella cama fue un nicho
                                    que amaneció con mi llanto.
                                        Jamás un hombre en mi lecho
                                    se ha podido resistir
                                    ni a mis encantos ni a mí,
                                    pero Ginés lo ha hecho.
                                        No importa cuánto insistiera,
                                    él era un bloque de hielo.
                                    No se le movió un pelo
                                    ni con mi pasión sincera.
                                         Era seguro y certero.
                                    Por respeto, no decía
                                    nada sobre su Sofía,
                                    mas de mí sí:
 GINÉS:                      (Desde el fondo.)
                                                          No te quiero.


ESCENA IV
JUANA

JUANA:                          Palabras ciertas y crueles
                                    que marcaron el momento
                                    en que nació un sentimiento
                                    profundo, que sólo duele.
                                        Le vi desde la ventana
                                    irse para no volver.
                                    Odié el amanecer,
                                    y dejé de ser esa Juana.
                                        Voces de ex novios fantasmas
                                    formaron un eco sombrío.
                                    Me recorrió un escalofrío
                                    sintiendo sus penas pasadas.
                                        Una voz entre las voces
                                    como un conjuro sonó:
                                    «No has de amar al que conoces
                                    sino al que te dice 'no'».
                                        Supe entonces con certeza
                                    que siempre iría a mi bola,
                                    que amaría con ligereza
                                    y que moriría sola.


FIN (TELÓN)

_______________________________________________

Inspirado en parte en Un evangelizador de ballenas, de Mario Larrá.
Ha inspirado en parte El Dragón de Madera, de Mario Larrá.
Forma parte del proyecto Espiral de relatos.


1 comentario: